sábado, 30 de noviembre de 2013

PIER CHERUBINO

"El gol contra el Real Madrid es el más recordado sin duda, porque han pasado más de 20 años y siempre se habla de este gol"
Pier Luigi Cherubino Loggi nace en Roma el 15 de octubre de 1971. Con apenas 6 años, se traslada junto con su familia a Puerto de la Cruz (Tenerife). Comienza a interesarse por el fútbol y pasa su adolescencia jugando para equipos como La Orotava y el Puerto Cruz. Con 17 años se incorpora a la cantera del Tenerife, equipo con el que debuta en Primera División. Aunque italiano de nacimiento, Pier se confiesa español y tinerfeño de corazón.

- Nacido en Roma y de familia italiana y sin embargo desarrollas toda tu trayectoria deportiva en España. ¿Cómo acaba una familia italiana en Tenerife?

Bueno, pues desde los 6 años llevo yo allí. Mis padres fueron de vacaciones a Tenerife, volvieron a Italia y decidieron luego volver a vivir a Tenerife y quedarse allí. Les encantó y allí se quedaron. De pequeño viví en Roma, pero vamos, prácticamente toda mi vida me he criado en Tenerife. No he vuelto a Roma, la verdad. Las culturas italianas y españolas son muy parecidas, caracteres parecidos, la comida… la verdad es que no hay mucha diferencia entre ellas.

- ¿En qué momento te incorporas a la cantera del Tenerife?

Paso primero por el Orotava y Puerto Cruz, que son equipos de ciudades cercanas y luego con 17 años ya paso al filial del Tenerife para a los pocos meses subir al primer equipo. Eso es lo que sueñas de pequeño, sobre todo cuando estás jugando en el fútbol base. Luego cuando tienes la oportunidad de llegar a jugar, pues bueno, yo creo que es una alegría inmensa. Digamos que ya te sientes futbolista y ya empiezas a crecer cada vez más. Pero bueno, llegar a debutar en tu equipo es lo más grande que hay.

Tu debut en Primera se produce en la 90/91 precisamente frente al Sporting de Gijón (0-0), equipo por el que ficharías más adelante. Sales de titular y juegas el partido completo, ¿qué recuerdas de aquel partido?

Pier en el Tenerife
Recuerdo que la semana anterior se lesionaron Rommel y Felipe, estaba sancionado Quique Estebaranz y yo justo esa misma semana ya tenía la ficha preparada para jugar. Azkargorta, que era el que me hizo debutar, me dijo: “te lo ponen en bandeja”. Debuté frente al Sporting y fue un partido donde no hubo mucho fútbol pero bueno, recuerdo que sí que me hicieron un penalti y te quedas con esa jugada que no se llegó a señalar y con que enfrente tenía a Ablanedo, que siempre era una referencia como portero cuando veía la Liga Española, y esta vez lo tenía en contra.
Antes yo creo que era más complicado debutar tan joven. También la llegada de extranjeros suponía una mayor competencia, ya que los que llegaban casi siempre eran delanteros que venían a marcar las diferencias y siempre costaba más jugar. Cada vez van debutando jugadores más jóvenes en el fútbol actual, pero yo creo que antes era más complicado llegar y sobre todo cuando venías de la cantera. Hoy en día por la crisis se está dando la oportunidad a más gente joven de la casa y se está llegando antes quizás. Ya incluso con 16 han llegado a debutar. Pero antes, me acuerdo cuando debuté yo con 18, que era de los más jóvenes que habían debutado en toda la historia de la Liga, ya luego me han ido superando. 

Si tu debut fue frente al Sporting, casualidades de la vida, tu primer gol en Primera llegaría contra el Betis, equipo en el que también estarías luego. Partido en el Heliodoro y cuando la primera parte estaba a punto de finalizar, anotas tu primer tanto como profesional ante Trujillo (canterano de Las Palmas). ¿Cómo fue ese gol?

Fue una falta que rechaza Trujillo y de cabeza le marqué. Además recuerdo que en Estudio Estadio había la repetición aquella en el ‘Televin’ creo que se llamaba, la moviola vamos, para ver si el balón entraba o no, porque la había intentado sacar un defensa bajo la portería pero sí, había entrado y ese había sido mi primer gol, contra el Betis.
Y sí, Trujillo, el portero al que le meto mi primer gol era un portero canario, canterano de Las Palmas, y se lo meto en el Heliodoro con el Tenerife. La verdad es que se juntan muchas cosas. Cuando empiezas a repasar datos hay anécdotas muy curiosas.

- Esa temporada, primero con Azkargorta y luego con Solari, te empiezas a asentar en el equipo como una pieza importante y acabas disputando 16 partidos y anotando un gol, lo cual no está nada mal para un chaval de 19 años ¿no?

Sí, aparte, había delanteros como Dertycia, Quique Estebaranz, Rommel, Felipe… había delanteros de mucho nivel y era muy muy difícil jugar, más cuando venías de la cantera. La verdad es que estoy muy contento con lo que jugué.

- En la 91/92 Solari fue destituido cuando el equipo estaba muy cerca del descenso y llegó Valdano. ¿Qué significó para ti coincidir con Valdano a una edad tan temprana?

Pues imagínate. Fue tremendo, no solo para mí, creo que para todos. Estábamos acostumbrados a verlo por la tele, que estaba comentando en Canal+ haciendo los partidos, y en el programa El Día Después. Pero muchos, yo sobre todo, que era el más joven, lo veíamos hace pocos años en el Mundial de México con Argentina quedar Campeón del Mundo, lo veía jugar en el Madrid como futbolista y tenía esa referencia. Era ver a uno de esos jugadores que admirabas teniéndolo como entrenador. Recuerdo la charla que le dio al grupo los primeros días que llegó a Tenerife. Un equipo que estaba en descenso, que recibíamos al Valencia y Barcelona, quedaban ocho partidos de Liga nada más, era todo muy complicado. Esa charla cuando llegó Valdano nos cambió la mentalidad y el equipo se transformó. En esos 8 partidos creo que el equipo empató tres, perdió uno y ganó todo lo demás, nos salvamos cuando era muy complicado.
Valdano es muy convincente, su mensaje llega mucho y está claro que su figura y lo que representa también. Luego, futbolísticamente creo que cambió la historia del Tenerife en cuanto a juego. El Tenerife era un equipo que bueno, usaba mucho en los últimos años el balón largo. Era un equipo que luchaba siempre por no descender y llegó Valdano y cambió la historia prácticamente. El Tenerife se ha convertido a raíz de esa temporada en un equipo que le gusta el buen trato del balón, que juega bien al fútbol, un equipo ofensivo y eso se ha intentado mantener hasta el día de hoy.

Las 'Ligas de Tenerife' quedarán para la historia
- En esa segunda temporada en el Tenerife disputas menos partidos (14) pero logras anotar 3 goles. Uno de ellos importantísimo para el desarrollo de la Liga. En la última jornada, frente al Real Madrid, anotas el 3-2 y la Liga se la lleva el Barcelona.

El gol contra el Real Madrid es el más recordado sin duda, porque han pasado más de 20 años y siempre se habla de este gol. Incluso en el último spot que hacen de la quiniela en la tele, pues sale esa imagen también. Seguramente es el más recordado y siempre será el más recordado, porque al fin y al cabo pierde una Liga el Real Madrid, el Tenerife le gana a un grande, que era una de las primeras veces que le ganaba a un grande en la Liga española, el Barça queda campeón, y está claro que no es el más bonito pero es el más recordado.


- Lo que no recuerda todo el mundo de ese partido es que fuiste expulsado cuando el partido estaba a punto de acabar, ¿qué fue lo que pasó?

Me habían sacado una tarjeta amarilla por una entrada o una falta o algo y al final la gente se puso a hacer la ola y yo me puse a hacer la ola dentro del campo también y García Loza creo que era el árbitro, me expulsó.

- ¿Por hacer la ola jugando dentro del campo?

Sí, jugando y con una amarilla… Bueno, cosas del partido. Estaba caliente ya. No fue mi primera expulsión, era un jugador calentito y alguna expulsión antes hubo.

- A pesar de ser italiano, no dudas en jugar con las categorías inferiores de la selección española, con la que asciendes rápidamente logrando buenos registros goleadores. ¿Tuviste dudas a la hora de elegir con qué selección jugabas?

No, no porque me crié desde pequeño en Tenerife y empecé a jugar en Tenerife, debuté en Primera y conseguí ir a la sub19 y dije que ya me quedaba. Te consideras español 100% y encima cuando empiezas a jugar en la selección, mucho más.

- En la siguiente temporada, la primera completa con Valdano, el Tenerife mejora bastante y acabáis en puestos UEFA, ¿cómo mejoró tanto el equipo en apenas unos meses?

Bueno, pues que fue un shock la llegada de Jorge Valdano. Fue un cambio de dinámica, de mentalidad sobre todo en el grupo y nos hizo creer y convencer de que éramos buenos futbolistas. Lo que hizo Valdano hace más de 20 años se ha mantenido hoy día. Ha cambiado la filosofía y la historia del club. Y el equipo dio un cambio radical, cuando jugaba fuera o jugaba en casa se jugaba de la misma manera. Yo creo que era un equipo simpático en todos los estadios de España y eso nos hizo vivir los años más importantes de la historia del Tenerife.

- Los enfrentamientos en esa época entre Tenerife y Real Madrid fueron muy polémicos. Un Tenerife que no se jugaba nada en la 91/92 logró derrotar a un Real Madrid que se jugaba la Liga. Al año siguiente con un Tenerife peleando por la UEFA volvió a suceder lo mismo en la última jornada. Como profesionales que érais, es lógico que salierais a ganar cada partido, pero ¿hubo incentivos desde Barcelona?

(Silencio) Esa es la pregunta del millón ¿no?. Siempre se pregunta lo mismo y la respuesta es no. Lo que está claro es que nosotros el primer año estábamos salvados, pero yo creo que la inercia del equipo era tan positiva que recibíamos al Madrid, íbamos perdiendo 0-2 y el Tenerife sacó su fútbol y su fe y consiguió remontar el partido y bueno, ganó la Liga el Barça. Al siguiente año fue curioso que se volviera a repetir. El Tenerife se jugaba entrar por primera vez en la historia en la UEFA y eso era algo en la isla impensable y yo creo que por mucha polémica que hubiera, en este partido nos comimos al Madrid y ganamos justamente aunque hubiese jugadas polémicas como siempre se ha comentado, pero yo creo que el Tenerife barrió al Real Madrid. El Real Madrid ya salió yo creo un poco asustado de lo que había vivido el primer año y el Tenerife consiguió en una noche mágica una clasificación europea impensable.

- Tras lo que pasó en el primer año, ¿os creísteis realmente que se podría repetir en el segundo?

Pues la verdad es que no. En la pretemporada del segundo año, cuando sale el calendario, y se vuelve a dar Tenerife-Real Madrid en la última jornada, todo el mundo decía: “bueno, pues te imaginas que se vuelve a dar la casualidad en la última jornada…”. Oye, nos reíamos porque eso era imposible. Se dio otra vez que el Madrid se jugaba la Liga, lo que pasa es que se daba que el Tenerife tenía que entrar en UEFA y eso ya fue un aliciente mucho más importante. Luego ha habido partidos en donde otros equipos han ayudado entre comillas digamos a que el Madrid o el Barcelona ganasen ligas, pero yo creo que esa fue de las primeras veces en donde ocurría en la historia de la Liga ¿no?. Después nació la frase de ‘amigos para siempre’ con el Barça, que luego eso se olvida con el tiempo. Pues la última vez en el Heliodoro salimos goleados por. Pero fue curioso.

- En la 93-94, inmersos en dos competiciones (UEFA y Liga), el rendimiento en Liga decae y en UEFA caéis eliminados en octavos por la Juventus de Baggio, Vialli, Ravenelli y Möller. Sin embargo, os dais la satisfacción de vencer el partido de vuelta en el Heliodoro por 2-1. ¿podría ser la victoria más memorable de toda la historia del Tenerife?

Bueno, de las más importantes. En ese momento quizás ese era el partido más importante de la historia porque era contra el club más importante. Después con el paso de los años ha habido otros partido. Pero sin duda cuando pasamos esas dos primeras eliminatorias y nos toca la Juventus, solo el nombre del rival pues fue un momento increíble en ese sorteo para Tenerife.

- Con 23 años decides aceptar una oferta del Sporting de Gijón, donde te consolidas como titular indiscutible llegando a anotar 11 goles en Liga. Además debutas con la selección absoluta en un partido de clasificación para la Euro del 96 contra Macedonia. Un muy buen año para ti.

Pier en el Sporting de Gijón
Sí, la verdad es que viví un año espectacular. Viví una experiencia maravillosa que por desgracia terminó mal, porque bueno, no hubo un entendimiento con el Sporting. Pero fue un año magnífico donde yo tenía el objetivo de asentarme y demostrar que podía ser un futbolista de Primera División importante y lo conseguí. Además conseguí debutar con la selección que ya es a lo máximo que aspira un futbolista. Luego llegó una oferta del Betis y no hubo un entendimiento con el Sporting. Yo creo que el Sporting no estuvo a la altura, no se comportó y me marché. Tenía firmados cuatro años con el Sporting pero decidí aceptar la oferta del Betis.

- A nivel personal, ¿qué te aportó dejar el Tenerife y salir a buscarte la vida en otros equipos?

Pues era un reto. Había tenido la fortuna de debutar en el equipo de mi casa, había jugado partidos importantes, partidos históricos, había conseguido llegar a las selecciones inferiores… ya ir fuera era un poco, sabiendo lo complicado que es jugar cuando vienes de la cantera, demostrar que tenías sitio en Primera División y que quería ser un jugador importante y eso fue lo que me dio la oportunidad de salir.

Pier en el Real Betis
- Llegas al Betis, donde realizas dos muy buenas campañas. En la primera bates tu récord goleador en Liga anotando 14 goles y vuelves a jugar UEFA; y en la segunda realizáis una temporada magnífica llegando a la final de Copa del Rey y acabando en Liga 4º empatados a puntos con el Depor por la 3ª plaza. ¿Los mejores años de tu carrera?

Seguramente viví en el Betis lo más grande, porque estaba en un club que jugaba UEFA, un club con futbolistas importantes como Jarni, Alfonso, Finidi, Vidakovic, Stosic… Jugadores internacionales. La culminación fue llegar a la final de la Copa del Rey y lo que nos faltó quizás a esa generación, a ese Betis, fue conseguir el título de Copa. Hubiese sido el broche de oro para toda la plantilla de esas temporadas por el rendimiento que dieron los jugadores. Al final no se consiguió, pero bueno, siempre queda el recuerdo.
El segundo año en el Betis fue complicado para mí. El Betis había fichado para la siguiente temporada a Luis Aragonés, también firmaba a Oli. Yo veía que con el fichaje de Oli Lopera perdía un poco la confianza en mí y bueno, salió la oferta del Zaragoza y al final todas las partes llegaron a un acuerdo y me marché.

Pier en el Zaragoza
- Marchas a Zaragoza, donde juegas bastante pero no logras ver puerta. En 30 partidos de Liga solo consigues un gol.

Sí, negado. La verdad es que fue una temporada increíblemente mala. En Copa del rey llegamos hasta la semifinal y marqué bastantes goles. Pero en la Liga… una temporada totalmente nefasta. El balón no entraba de ninguna manera y bueno, se dio mal. Además, empezaron los problemas extradeportivos también, con los juicios entre Betis y Sporting y la verdad es que se complicó todo mucho. Te pasan quinientas mil cosas por la cabeza cuando el balón no entra de ninguna manera y juegas buenos partidos. Tienes opciones pero el balón no entra. Tu rendimiento siempre lo va a valorar la gente por los goles, no por lo bien que juegas o no en esa posición. Hay que aceptar el fracaso, por supuesto.

- Además, en la siguiente temporada sigues en el Zaragoza donde no juegas ni un solo partido y en enero regresas al Tenerife donde no puedes evitar el descenso.

Llegó Txetxu Rojo y no contaba conmigo para nada. No sé qué problema habría pero bueno, no existía ninguna relación y esperé hasta el mercado de diciembre y volví a Tenerife. El equipo estaba abajo con una temporada complicada. Volví a casa para intentar ayudar a que se consiguiera la salvación. Ganamos partidos, metí goles, pero no pudo ser al final.

- Cuando te marchaste del Tenerife, este equipo vivía uno de sus mejores momentos futbolísticos y cuando regresas el equipo desciende a Segunda División. ¿Qué factores influyeron en este cambio tan drástico? Notaste un ambiente distinto en la ciudad al regresar.

Bueno, quizás desde el club se hicieron las cosas mal. Se empezó a gastar demasiado dinero en fichajes y plantillas que ni estaban bien equilibradas ni bien hechas. Quizás se perdió un poco la visión de estar con los pies en la tierra digamos. Se pensaron que estaban en las alturas y que iba a estar el club así toda la vida, y el batacazo fue muy grande. La verdad es que volver y encontrarme al Tenerife como estaba era complicado. Con la Ley Bosman llegaron muchísimos jugadores extranjeros entre los que había algunos muy buenos pero había otros que no dieron rendimiento alguno.
Fueron años complicados en los que la afición estaba muy caliente, se hablaba mucho de las salidas nocturnas de los jugadores. Algunos llegaban nuevos y se encontraban con un clima complicado aunque la gente seguía apoyando al equipo al máximo y llenaban el campo, pero era complicado.

Ascenso con el Tenerife
- Tras dos años en Segunda, Benítez devuelve al equipo a Primera, ¿cómo se vivió el ascenso?

El primer año en segunda fue complicado porque bajamos y pensamos que con los jugadores que había íbamos a subir otra vez rápidamente y no nos adaptamos a la categoría. Por momentos el equipo iba bien, por otros no, y al final terminó siendo una temporada mala. El segundo año llegó Benítez y fue el año del ascenso. La afición estaba decaída en los últimos años, enfadada, y ese año fue una explosión de júbilo que salió todo el mundo a la calle y se volvió a enganchar con el equipo.

- A pesar de que solo tenías 29 años, tu rol había cambiado significativamente (no participas mucho en el ascenso y en el regreso a Primera te marchas en invierno). ¿Las lesiones aceleraron el final de tu carrera futbolística?

Las lesiones, la edad, la gente joven que entra y bueno, yo volví a casa para ayudar al equipo a ascender, se consiguió y ya creo que tenía el objetivo cumplido y que ya era momento de cambiar. En ese diciembre me marché a Extremadura.

- Llegas al Extremadura en Segunda a intentar salvarlo de una situación muy difícil. Los aficionados se ilusionan con la dupla que podrían formar Pier y Kiko, pero eso no cuajó. Logras anotar 4 goles, Kiko participa mucho menos y el Extremadura desciende. ¿Fue el momento más duro de tu carrera?

Pier en el Terrasa
Kiko estuvo condicionado por el tema de los tobillos, venía operado. Yo la verdad es que me volví a sentir futbolista, con Kiko allí, el ambiente y sobre todo con Juanito como presidente. Estuvimos a punto de salvarnos cuando el equipo estaba hundido, pero al final no pudo ser. Fue duro porque allí se vivía bien y me daba pena por la gente, que era muy humilde y haberse salvado hubiese sido un momento importante. Ocurrió y no se pudo hacer nada.

- Al año siguiente, lo vuelves a intentar en Segunda, con el Terrasa. Sin embargo apenas disputas 189 minutos distribuidos en 9 partidos.

Es un año en el que sí es verdad que las lesiones musculares empezaron a afectarme mucho y ese me lo pase prácticamente en blanco. Llegué como fichaje importante en Segunda División y empecé jugando la Copa en la que marqué. Ahí me lesioné y ya estuve toda la temporada recayendo de las lesiones musculares y no aguanté todo el año.
Pier en el RSD Alcalá

- A partir de ahí estás dos años en La Laguna, otra temporada en el Esperanza y finalmente te retiras en el Alcalá en 2ª B. ¿Fue en esos años alejados de la élite y con menos presión donde más disfrutaste del fútbol?

Estuve en el Laguna en Tercera y lo hacía un poco como hobby. Ya cuando me fui a Alcalá sí disfruté y volví a sentirme futbolista porque me encontré con un club en Madrid sensacional, muy bien organizado, con una gente humilde pero super amable, super cariñosa y pasé ahí un año formidable antes de dejar de jugar. En los últimos partidos veía que estaba ya cansado, empezaba a costarme hacer las cosas y cuando ya te cuesta ir a entrenar o aguantar los partidos creo que ya es el momento de colgar las botas.

- De regreso a la actualidad, temporada tras temporada la Liga Española es un monopolio de Real Madrid y Barcelona. Mientras tanto, una gran cantidad de clubes se tienen que someter a la Ley Concursal para seguir existiendo. ¿Cómo ves esta situación?

Hay menos dinero que en mi época, pero yo creo que la mala situación del fútbol en la crisis la han generado los propios clubes, en el sentido de que muchos clubes han tenido a dirigentes que quizás que en su día tenían dinero fácil y no tenían gestión. Y hoy, que tiene que haber buena gestión en los clubes, pues alguno se ve con dificultades porque no tienen eso buenos gestores, y cuando se acaba el dinero pues hay que tener buenos gestores para tener buenas ideas y generar. El Betis es un ejemplo, ha cambiado la gestión, ha mejorado la situación y ha cambiado el funcionamiento.
Como aficionado me quedo con el fútbol mi época. Yo creo que el equipo nuestro cuando jugaba, los partidos contra el Madrid eran muy disputados y eran mucha rivalidad y no era fácil para el Madrid nunca. Hoy, Barça y Madrid tienen la Liga totalmente desnivelada y en la época mía yo creo que había más competencia. Sobre todo para los equipo tener objetivos, al final que Barça y Madrid estén arriba y haya tanta diferencia, vacía un poco la Liga ¿no?.

DESMONTANDO A PIER

  •    Su ídolo futbolístico: Van Basten de pequeño. Ya cuando fui más grande y viajé a la Liga Española Quini, y Rommel Fernández.
  •    Jugador que más le ha impresionado: Redondo… Fernando Redondo.
  •    Un entrenador: Jorge Valdano.
  •   Un equipo: el Tenerife, porque es mi equipo; el Betis, porque me han acogido siempre muy bien; y el Sporting de Gijón.
  •    Su mejor gol: Quizás uno que marqué en el Betis en un derbi contra el Sevilla de cabeza. Con el Sporting hubo algunos bonitos. El más recordado el del Madrid pero bueno, bonitos, bonitos… contra el Sevilla en el derbi.
  •    Su mejor momento: momentos históricos en el Tenerife como las ligas del Madrid, las UEFAs, mi paso por el Betis y la temporada en el Sporting.
  •   Un partido: Auxerre-Tenerife de UEFA en 1993. Tuve que terminar jugando de portero. No me metieron y alguna paré.
  •    Un estadio: el Nou Camp.
  •    Una afición: la del Tenerife.
  •    Un hobby: del y golf.
  •    Un deseo: ser presidente del Tenerife. He dicho que me gustaría y estoy trabajando en ello. Me gustaría que fuera a corto plazo, pero ya se verá según las circunstancias. Lo que haría es hacer participar a todo el mundo, convertir al Tenerife en un Tenerife de todos, de la afición.
Pier jugando de portero en un Auxerre-Tenerife de UEFA. "No me metieron y alguna paré".

sábado, 12 de octubre de 2013

JORGE GONZÁLEZ. 'El mágico'

"Respeté al fútbol, pero no me respeté a mí"
Para muchos entendidos del fútbol, así como para gran parte de futbolistas y entrenadores, el Mágico González es sin duda alguna el mejor futbolista que haya existido nunca... técnicamente. Y es muy importante esa precisión, porque técnicamente, muy pocos jugadores en la historia de este deporte puedan siquiera soñar con hacerle sombra al Mágico en lo que al apartado técnico se refiere. Es una lástima para el propio Jorge Mágico González que para llegar a lo más alto en el mundo del fútbol hagan falta cualidades tácticas, disciplina, trabajo en equipo o una preparación física adecuada. Son todas estas capacidades y alguna que otra más las que, por qué no decirlo también, unidas a su falta de ambición, le han privado a "El Mago" González de estar en lo más alto del Olimpo futbolístico rodeado de multitud de trofeos. Aún así, Mágico nos ha dejado momentos para el eterno recuerdo, pequeñas gotas que demostraban su enorme calidad, lo que pudo llegar a ser y no fue. Porque si él hubiera querido, podría haber marcado una época en el fútbol como lo hicieron jugadores de la talla de Alfredo Di Stéfano, Pelé, Johan Cruyff, Maradona o Zinedine Zidane. Porque el 'El Mago' González no tenía nada que envidiar a estos nombres, técnicamente incluso estaba por encima de todos ellos. La historia futbolística de Jorge González es la de un privilegiado del balón que llegó hasta donde él mismo quiso llegar.

Jorge González en su juventud
Jorge Alberto González Barillas nace en San Salvador, capital de El Salvador, el 13 de marzo de 1958. Jorge González es el menor de ocho hermanos y el único que pudo hacer de su pasión al fútbol su modo de vida. Jorge dio sus primeros pasos en el mundo del fútbol con el ANTEL, club en el pasó su infancia y su adolescencia. Desde muy temprana edad, comenzó a verse en Jorge, una chispa de calidad que hacía presagiar que podía llegar hasta donde quisiese en el mundo del fútbol. Era un superdotado de la técnica y el regate. Fue en esta primera etapa de su carrera cuando comenzó a ser apodado como 'El Mago'. Este apodo aparece tras un partido entre el ANTEL y el CD Águilas. La actuación de Jorge González en este partido, que ganó el ANTEL por 3-1 fue excepcional. Tras concluir el partido, el comentarista deportivo Rosalío Hernández Colorado, le bautizó como 'El Mago'. Ese año, el ANTEL finalizó en la parte media de la tabla y la compañía telefónica que le da el nombre al equipo, optó por retirar su patrocinio. Tras este contratiempo, la mayoría de los jugadores del ANTEL decidieron cambiar de equipo, pero 'El Mago' no. Jorge decidió no marcharse y pasó a formar parte del Club Deportivo Independiente de San Vicente, club que compró la plaza que dejaba el extinto ANTEL. Sin embargo, solo juega un año para el equipo de San Vicente. 'El Mago' estuvo a prueba durante semana y media con el Universidad de Guadalajara mexicano, sin embargo, los técnicos del club mexicano decidieron no contratarlo. En 1977, con 19 años, Jorge González ficha por el prestigioso Club Deportivo FAS de Santa Ana, de la Primera División salvadoreña. El traspaso se efectuó a cambio de 60000 cólones (lo que en su momento fue cerca de un millón de pesetas y hoy sería algo más de 5100 euros).

'El Mago' con el CD FAS
Nada más llegar al CD FAS, '
El Mago' consiguió ganar dos ligas de manera consecutiva, así como una Copa de Campeones de la CONCACAF en 1979. Asimismo, estuvo a punto de proclamarse campeón de la Copa Interamericana, solo el Olimpia de Paraguay pudo derrotar al CD FAS en la final de dicha competición. Sus éxitos con el CD FAS, estaban acompañados de éxitos con la selección de El Salvador. 'El Mago' se echó a la selección de El salvador a sus espaldas y consiguió clasificarla, por primera vez en su historia y contra todo pronóstico, nada más y nada menos que para el Mundial de España 1982. El Salvador se proclamó campeón de Centroamérica superando a selecciones como Panamá y Guatemala. Este título le dio acceso a un torneo Hexagonal que se disputaría en Honduras en 1981. El Salvador tuvo que luchar contra Honduras (la anfitriona), Haití, Cuba, Canadá y México (la gran favorita) por dos plazas para España'82. La sorpresa saltó cuando en el encuentro disputado entre El Salvador y México, Jorge realizó una jugada espectacular regateando a tantos adversarios como le salían al paso. El tiro de 'El Mago' fue rechazado por el arquero mexicano, sin embargo, Ever Hernández estuvo atento para capturar el rechace y convertir en gol la maravillosa jugada de "El Mago". El Salvador, con ese solitario gol de Hernández, se clasificaba para el Mundial de España 1982. La otra sorpresa del torneo, fue la clasificación de Honduras.

Con El Salvador clasificada para el Mundial, el combinado centroamericano se enfrentaba a una serie de partidos de preparación en el continente europeo. Uno de ellos fue contra el PSG francés, en ese partido 'El Mago' Gonzélez volvió a exhibirse sobre el terreno de juego, sellando el 3-1 final favorable a El Salvador. Los dirigentes galos, impresionados por la capacidad técnica de Jorge González, decidieron intentar contratarlo de forma permanente para su equipo. Todo estaba cerrado para que el trato se llevara a cabo. Solo quedaban las firmas y para tal propósito, dirigentes y jugador habían acordado reunirse en un hotel de la capital francesa. Era un paso muy importante para la carrera de Jorge González, quien con anterioridad había rechazado ofertas de clubes como el Aurora y Comunicaciones de Guatemala, los Pumas de México, el Universitario de Perú o Los Ángeles Aztecas. Asustado, por el gran compromiso que supondría formar parte de un club europeo tan exigente, Jorge 'El Mago' González decidió no presentarse a esa reunión, frustrando así su fichaje por el PSG.


'El Mago' González en un lance del partido contra Bélgica
Tras disputar los amistosos de preparación para el Mundial de España 1982, llegaba la hora de la verdad para la selección de El Salvador, comenzaba el Mundial y por segunda vez los salvadoreños se encontraban entre las selecciones participantes (la primera vez que El Salvador participó en un Mundial fue en México'70) . Eran claramente uno de los rivales más débiles, y así se demostró en el primer partido frente a Hungría, en el que los magiares derrotaron a El Salvador nada menos que por 10-1, estableciendo así un récord que aún perdura en el tiempo: la mayor goleada lograda en un Mundial de fútbol. Pese a la goleada, González fue elegido como el mejor jugador del partido. En los dos partidos restantes, la selección de El Salvador se aplicó más en defensa y sólo cayó derrotada por 1-0 frente a Bélgica y 2-0 frente a Argentina. A pesar del pobre paso de El Salvador por el Mundial de España, Jorge 'El Mago' González fue elegido como el décimo mejor jugador de todo el Mundial.


Clubes españoles como el Atlético de Madrid y el Cádiz CF comenzaron a intentar hacerse con los servicios de 'El Mago' de El Salvador. Camilo Liz, secretario técnico por aquel entonces del conjunto gaditano, tomó ventaja en las negociaciones. Jorge Alberto González llegaba así a España como nuevo jugador del Cádiz que presidía Manuel Irigoyen. Rechazando ofertas de importantes equipos centroamericanos y europeos, finalmente decidió recalar en un Cádiz que por aquellos tiempos se encontraba en la Segunda División española. Para realizar este fichaje, el Cádiz pagó al FAS 7 millones de pesetas por un año de contrato, si tras ese año el equipo de Irigoyen quería seguir contando con los servicios del salvadoreño, tendría que pagar al FAS otros 12 millones de pesetas.


González (estrella del Cádiz) y Milosevic (entrenador)
El debut de Jorge Alberto González con la camiseta cadista se produce en un encuentro amistoso de pretemporada disputado en Véjer, ante el modesto La Barca. Para encontrar su debut en un partido oficial con el Cádiz, hemos de esperar hasta el 11 de septiembre de 1982, fecha en la que se disputaba la primera jornada de la Segunda División Española. El calendario había emparejado al Cádiz en esta primera jornada contra el Real Murcia. El partido, que se disputaría en el Ramón de Carranza, finalizaría con empate a uno. La magia futbolística del que en Cádiz fue bautizado como el Mágico González, le hizo ganarse rápidamente el cariño de toda la afición gaditana. Para el recuerdo quedarán sus regates imposibles como la "culebra macheteada", una especie del regate hoy conocido como "cola de vaca", que el Mágico realizaba siempre en la línea de córner, lo más cerca una afición que enloquecía al ver tales maravillas. El exfutbolista argentino Hugo Vaca, compañero de Jorge González durante su primera temporada en el Cádiz recuerda de esta manera los regates del Mágico: "era un murmullo que pronto se convertía en un rugido. Todos los aficionados aguardaban, comiéndose las uñas, unidos por aquel secreto compartido. Se la va a hacer, se la va a hacer. Y se la hacía. Esa culebrita, que aquí también conocimos como la cola de gato, era la locura en el Ramón de Carranza". Esa primera temporada de González en el Cádiz fue algo memorable, logró 14 tantos y el Cádiz logró su tercer ascenso a Primera División finalizando en segunda posición, solo superado por el Real Murcia. Cádiz y España descubría a un genuino del balón al mismo tiempo que descubrió a un genuino de la noche. Si bien es cierto que las actuaciones del Mágico no dejaban lugar a dudas dentro del campo, fuera de él dejaba algo que desear. Digamos que la disciplina no era su fuerte, tanto era así que junto a él, llegaron a Cádiz Armando Monedero (directivo del FAS) y José Ramón Flores (dirigente de la federación salvadoreña) con el objetivo de que Jorge mantuviera un estado físico aceptable para la práctica de un deporte de élite. Muchas veces no se presentaba a los entrenamientos y el propio Cádiz le llegó a asignar a un empleado la tarea de ir a despertarlo todas las mañanas, si lo encontraba. Aunque con respecto a esta faceta del Mágico, también es cierto que hay mucho de leyenda.

"El Mágico" González en el Cádiz CF
En el regreso del Cádiz a Primera División, las cosas no fueron nada fáciles. Prácticamente estuvo durante todo el año ocupando los puestos de descenso. En diciembre de 1983, fue destituido Dragoljub Milosevic del puesto de entrenador, al banquillo cadista llegó Benito Joanet, quien no pudo hacer nada para evitar el descenso. El Cádiz solo consiguió en esta temporada en Primera seis victorias. En esta temporada en la que el conjunto andaluz no optaba a nada tanto el Mágico como el club se ganaron el cariño de toda España. Un 31 de marzo de 1984, con el Cádiz virtualmente descendido, se disputaba un Barcelona-Cádiz en el Camp Nou. En el minuto 87, el Cádiz caía derrotado por 3-0, momento en el que el Mágico González se sacó de la chistera una jugada espectacular en la que dejó por los suelo a defensas de la talla de Alexanco o Migueli para marcar un gol impresionante. En su debut en la Primera División Española, Jorge González firmó 14 goles, quedándose solo a dos tantos de los máximos goleadores de esa temporada: Juanito y Da Silva, con 16. Esa temporada de Jorge en la élite española, supuso su consolidación como gran estrella, hasta el punto de que durante el parón invernal, el FC Barcelona de Menotti y Maradona se llevó al salvadoreño a una gira que el club catalán realizó por Estados Unidos. Acabada la gira, el futbolista salvadoreño se reincorporó a la disciplina del Cádiz. No es que su calidad no encandilara a los dirigentes del Barcelona, sino que su comportamiento fuera de los terrenos dejaba muchas dudas. Durante la gira, el equipo blaugrana se encontraba en un hotel de California, cuando de repente saltó la alarma anti-incendios. Todos los componentes del Barcelona salieron huyendo del interior del hotel. Todos salvo uno, el Mágico. Cuando fueron a buscarlo se lo encontraron en su habitación durmiendo profundamente junto a una señorita. Preguntado por su actuación el salvadoreño respondió: "siempre he sido muy vago y aquel día me costaba mucho levantarme. Además, no había ningún incendio. Porque no hubo ningún incendio esa noche ¿verdad?". Tras este incidente, las puertas de los grandes clubes europeos se le cerraron a aquel despreocupado individuo.

Jorge González en el Valladolid
Pese al descenso, Jorge González tenía pensado seguir en el Cádiz, de hecho incluso disputó la final de consolación del Carranza contra el FC Barcelona, de nuevo marcándose una exhibición frente a los culés. Cuando el Mágico saltó al campo en la segunda parte, el Cádiz perdía por 0-1, finalmente acabó ganando por 3-1. El motivo por el que Jorge no salió al campo desde el comienzo del partido fue por el hecho de que el día anterior se había corrido una gran juerga. Preguntado el propio Jorge años después por aquella noche de parranda, afirmaba no recordarla. El principal obstáculo para que González siguiera en el Cádiz era Joanet, el entrenador, mucho menos permisivo con la vida extradeportiva de Jorge de lo que lo fue Milosevic. Declaraciones del Mágico como esta: "reconozco que no soy un santo, que me gusta la noche y que las ganas de juerga no me las quita ni mi madre. Sé que soy un irresponsable y un mal profesional, y puede que esté desaprovechando la oportunidad de mi vida. Lo sé: pero tengo una tontería en el coco: no me gusta tomarme el fútbol como un trabajo. Si lo hiciera no sería yo. Solo juego por divertirme", hicieron que Jorge González saliera de Cádiz rumbo a Valladolid de Cantatore en el mercado invernal de la temporada 1984-85 en condición de cedido. El rendimiento del salvadoreño había caído en picado. Gonzalo Alonso, presidente del Real Valladolid, hizo todo lo que pudo para recuperar a Jorge González para el mundo del fútbol. Le puso un psicólogo y hasta un acupuntor, pero el Mágico no era el mismo sin Cádiz. Los recuerdos de Jorge sobre esta etapa de su vida no son nada positivos: "fue un año muy malo para mí porque fue donde yo empecé a dejar de tener fuerza de voluntad, donde empecé a hacer las cosas que no debía para seguir jugando al fútbol". En Valladolid, el Mágico González apenas disputó 9 encuentros, logrando anotar en ellos 2 goles. Tras su nefasto paso por el Valladolid, Jorge González vuelve a El Salvador para intentar encontrarse con sigo mismo. Hizo algunos intentos por jugar el México o EEUU, pero al final todo quedó en nada. 

'El Mago' volvía a Cádiz
Con el comienzo de la temporada 1986-87, Jorge volvía al Cádiz en Primera División. Irigoyen, presidente del Cádiz, tuvo que tragarse sus palabras cuando dijo que jamás volvería el Mágico a vestir la camiseta amarilla. La afición cadista aclamaba la vuelta del salvadoreño, que fue acogido como un torero, entrando a hombros en el Carranza. Irigoyen sabía el peligro que suponía volver a contratar a Jorge González, he intentó imponerle una cláusula en su contrato por la que con cada acto de indisciplina debería pagar una multa. Jorge se negó a aceptar tal condición ya que "habría tenido que terminar poniendo dinero de mi bolsillo". En realidad, pese a que fue multado por sus actos de indisciplina en muchas ocasiones, en muy pocas llegó a pagar la sanción. Esta temporada 1986-87, sería conocida como la liga del play-off (finalizada la liga regular, se disputarían tres liguillas según la clasificación, manteniéndose los puntos de la primera mitad del campeonato). Este engendro inventado por la federación convirtió el campeonato en algo tedioso y demostró no servir para solucionar los problemas financieros del fútbol español. El Real Madrid arrasó ganando tanto la liga regular como el play-off. Donde sí que hubo interés fue en la lucha por el descenso, y es que el Cádiz, primero entrenado por Manolo Cardo, luego por Milosevic y finalmente por David Vidal, logró una de sus mayores hazañas deportivas jamás realizadas. El equipo gaditano finalizó el campeonato regular en la última posición. Mágico que volvía al club andaluz, volvió a contar con regularidad para formar parte del equipo titular, sin embargo, su contribución anotadora descendió con respecto a su primera etapa en el club (7 goles en 34 partidos). Sin embargo, en esa temporada logró uno de los goles de más bella factura de su carrera, frente al Racing de Santander. Hasta Pedro Alba, guardameta del Racing que acababa de encajar ese gol, aplaudía la maravilla que había hecho el mejor futbolista de la historia de El Salvador. Gracias al play-off y al hecho de que solo descendía un equipo (en la siguiente temporada la liga española se ampliaría de 18 a 20 equipos), el Cádiz logró la salvación, comenzando así la leyenda del submarino amarillo


Mágico con Carmelo en un entrenamiento
La vuelta de Jorge González al fútbol de élite despertó el interés del Atalanta por hacerse con sus servicios. El club italiano le pidió a Jorge González que jugara un partidillo a modo de prueba con ellos para ver si se decidían a ficharlo. El Mágico jugó tan mal aquel día que los italianos desistieron y Jorge se quedó en "su" Cádiz. Jorge declaró sobre esto, con un cierto tono sarcástico: "me alegré de no haberme quedado en el Atalanta", como si aquella horrorosa prueba que hizo en Italia fuera fruto de la casualidad.

Para la temporada 1987-88, Irigoyen ficha para el banquillo del Cádiz al uruguayo Víctor Espárrago, quien con un puesto 12 final en liga, consiguió la mejor clasificación histórica del Cádiz en Primera División. El Mágico, con 10 goles en 30 partidos, volvió a ser una parte importantísima del equipo.




Mágico se convirtió en la mayor leyenda del Cádiz CF
En la temporada 1988-89, Espárrago se había marchado al Valencia, el elegido para llevar las riendas del Cádiz fue el gallego David Vidal, quien había estado entrenando al filial el año anterior y en años anteriores, había sido segundo entrenador del primer equipo, con lo cual conocía perfectamente la forma de ser del Mágico González.  Posiblemente David Vidal fue quien mejor entendió a Jorge, lo trató como a un hijo, siendo consciente de que su calidad individual podía decidir a favor del Cádiz en cualquier momento del partido. Pero no olvidaba que había que mandarlo a buscar muchas noches para que al día siguiente pudiera llegar al entrenamiento. El Cádiz finalizó esa temporada en el puesto 15, eludiendo el descenso por un año más. El Mágico logró anotar 8 goles en 33 partidos.

En julio de 1989, comenzaría la definitiva cuesta abajo de Jorge González, y como no, tuvo que ser una vez más por un acontecimiento extradeportivo. El jugador salvadoreño fue acusado de violación. Todo este asunto le sobrepasó, llegó a declarar: "sí, claro, hubo besos y caricias pero ella al final se puso muy nerviosa y salió corriendo. Eso fue todo". Deportivamente, Jorge González disputó con el Cádiz 17 partidos, consiguiendo 3 goles en esa temporada. En la siguiente temporada, pensando más en procesos judiciales que en el fútbol, Jorge solo disputó 5 partidos oficiales con el Cádiz. En la acusación por violación fue absuelto. En junio de 1991, el Cádiz volvía a salvarse a última hora en la promoción frente al CD Málaga y Jorge Mágico González decía adiós a la tacita de plata y volvía a El Salvador. Dejaba el Cádiz CF tras 150 partidos oficiales, siendo el noveno jugador con más encuentros disputados con el submarino amarillo.

En El Salvador, Jorge González, se enroló en el FAS de Santa Ana, club en el que siguió hasta su retirada definitiva del fútbol en la temporada 1988-89, jugando a un nivel mucho más bajo del de sus mejores años. Aunque fuera algo simbólico, Jorge González llegó a ser llamado con la selección de su país en 1998, cuando contaba con 40 años. Tras su retirada, Jorge ejerció como segundo entrenador para el Houston Dynamo de la MSL. Además, en sus ratos libres trabajó como taxista.

Desde su retirada apenas se supo nada del Mágico, hasta el 2001, año en el que dos terremotos asolaron su país. Jorge se implicó en reconstruir las zonas dañadas y para ello organizó una serie de partidos benéficos con el objetivo de recaudar fondos para ayudar en el reconstrucción de El Salvador. Fue uno de estos partidos los que trajo de vuelta a Jorge González a Cádiz, donde volvió a jugar un partido en el Ramón de Carranza frente a la selección española sub21. La locura se desató en Cádiz.

En 2002, Jorge González es galardonado como el mejor futbolista de todos los tiempos de su país. La votación para este galardón fue realizada por un grupo de periodistas deportivos de su país, y como no podía ser de otra manera, hubo unanimidad absoluta a la hora de entregarle el galardón. En ese mismo año 2002, Mágico volvió a jugar al fútbol profesional, con el San Salvador FC, para hacerle un favor a su amigo Jaime Rodríguez, quien se encargaba personalmente del proyecto.
Mágico y Maradona en un partido de exhibición

En 2003, fue nombrado Hijo Meritísimo de El Salvador. Además, el estadio nacional de El Salvador, donde la selección juega sus partidos, fue rebautizado con el nombre de Estadio Nacional Jorge Mágico González.

El 28 de agosto de 2004, se le homenajeó en el estadio que lleva su propio nombre en un partido disputado entre ex futbolistas salvadoreños y ex futbolistas del Cádiz. El partido finalizó 3-3, González jugó una mitad para cada equipo consiguiendo anotar tres goles (dos para el Cádiz y uno para el combinado de El Salvador).

En noviembre de 2011, se incorpora como asistente técnico de la selección salvadoreña, tras una invitación del entrenador Rubén Israel.

El 22 de abril de 2013 fue elegido para formar parte del Salón de la Fama del Fútbol de la ciudad de Pachuca.

Jorge 'Mágico' González fue un jugador distinto al resto, alguien irrepetible en la historia del balompié. Para la historia quedarán anécdotas como las que cuenta su ex compañero en el Cádiz Onésimo, que hablan de la inmensa calidad técnica que atesoraba el jugador salvadoreño: "nos quedábamos a hacer cositas después del entreno, porque a los dos nos gustaba tontear con la pelota. Yo recuerdo una apuesta que me hizo, a que meto diez de diez de córner directo por la escuadra me dijo. Yo le digo, no te lo crees ni tú. Y 10 de 10, y yo dándole el balón de recogepelotas. Era técnicamente lo mejor que he visto yo en un campo de fútbol". "En su segunda etapa en el Cádiz, jugábamos los dos en punta. Recuerdo un partido en el que hacía un aire de levante que muchas veces en Cádiz con ese tiempo saca tu portero y la pelota vuelve para atrás. Sacó nuestro portero de puerta y se quedó muy corto, estábamos en nuestro campo y yo le pido la pelota al Mágico y él no me la da. La controla de espuela y la pega para arriba por encima de creo que era Cedrún del Zaragoza. Yo le estaba echando una bronca porque no me la había pasado y hace una genialidad. Desde nuestro propio campo, la controla de espuela, le da con la otra, da en el larguero, no entró. Pero bueno, ese Carranza se caía".

Y es que la huella del Mágico en Cádiz es y será imborrable. Por las calles de la tacita de plata aún resuena en cualquier rincón los versos de aquella cuarteta dedicada a un futbolista que le dio una personalidad propia a un Cádiz al que convirtió en uno de los clubes más queridos de España: "oliendo a fresca y verde hierba aparecía por la izquierda un mago de San Salvador".

"Dormir solo me encanta, porque de alguna forma me relajo, me despatarro, pero dormir acompañado también me encantaNo soy un santo, no soy un monje, pero tampoco quiere decir lo contrario ". Jorge Alberto González Barillas.


video




Fuentes:
- Artículo 'Mágico' González (Wikipedia en español): http://es.wikipedia.org/wiki/Mágico_González
- La huella de 'Mágico' (archivo MARCA): http://archivo.marca.com/futbol/magico_gonzalez/davidvidal.html
- Conexión Vintage (TDP). Capítulo 14. Jorge 'Mágico' González: http://www.youtube.com/watch?v=Bf8R2JhdQRw
- Gol a Gol (Canal Sur 2). Entrevista con David Vidal: http://www.youtube.com/watch?v=uAiBoIYm-sI
- Punto Pelota (Intereconomía). Entrevista con David Vidal: http://www.youtube.com/watch?v=KdjTTp1-Jnc&hd=1
- Pinuagua, Álvaro. De la "Quinta del Buitre" al "Milán de Sacchi".
- Uría, Rubén. Hombres que pudieron reinar.

miércoles, 11 de septiembre de 2013

ELÍAS FIGUEROA. 'Don Elías'

Don Elías con Chile
"El área es mi casa, ahí entra quien yo quiera"
Para la mayoría de los aficionados al fútbol es Franz Beckenbauer, otros hablan de Franco Baresi o de Paolo Maldini. Otros muchos se asombran con los balones de oro de Matthias Sammer y de Paolo Cannavaro. Pero muy pocos aficionados al fútbol son los que reparan en el nombre de Elías Figueroa cuando se trata de hablar del mejor defensa central de la historia del fútbol. El balompié, quizás empañado por la óptica europea dominante, parece que se olvida en muchas ocasiones de grandes jugadores que han dado otros continentes. Y el caso de Elías Figueroa, Don Elías, me parece particularmente flagrante. Muy pocos son los que conocen el nombre de este futbolista, y admito que yo, marcado por eurocentrismo en el que vivo, no oí hablar de él hasta hace cosa de dos años. Pero seamos serios, cuando el mismísimo Franz Beckenbauer dijo "yo soy el Figueroa de Europa", cuando el mismísimo Pelé dijo "si Figueroa hubiera ganado un Mundial sería el mejor defensor de la historia", cuando el mismísimo Daniel Pasarella dijo "Figueroa y Beckenbauer han sido los únicos centrales mejores que yo en la historia" y cuando el mismísimo César Luis Menotti dijo "es el mejor central que vi en mi vida", no podemos hacer otra cosa que interesarnos en conocer quién fue Elías Figueroa, Don Elías. Para aquellos que no lo conozcan, les brindo la posibilidad de leer aquí acerca de uno de los más grandes defensores que jamás hayan existido, con todos ustedes, este fue Don Elías.

Elías Ricardo Figueroa Brander nace el 25 de octubre de 1946 en Valparaíso, una hermosa ciudad chilena situauda en el centro de la larga costa de Chile con salida al Pacífico. Desde pequeño, Elías padeció problemas de salud. Una difteria le provocó daños en el corazón y acabó derivando en asma. Por este motivo, su familia decidió mudarse a Quilpué, una localidad cercana a Valparaíso famosa por su buen aire. Elías siempre se interesó por el fútbol, pero los médicos le prohibieron la práctica de cualquier deporte. No obstante, a los ocho años de edad ingresa como futbolista en el Alto Florida, un club de un barrio de Quilpué. En 1961, con 14 años de edad, se enrola en las filas del Deportivo Liceo, en Quilpué. Pero apenas duró un año en este club. Debido a las grandes dotes de futbolista que demostraba cada vez que pisaba un campo de fútbol, su padre Gonzalo le consigue una prueba con el Santiago Wanderers. El equipo porteño lo incorpora inmediatamente a sus filas. Con 15 años, la selección juvenil de Chile acordó disputar un partido amistoso con la selección absoluta de Brasil, que estaba preparándose para el Mundial de 1962, que se disputaría en Chile. Y ahí estaba un adolescente Elías Figueroa marcando a Pelé, Garrincha o Didí.


Elías en Unión La Calera
En sus comienzos, Elías actuaba de volante, fue su entrenador de juveniles, el argentino José Pérez, quien vio en él cualidades de sobra para ejercer en la posición de defensor central. El joven Elías Figueroa demuestra rápidamente que las divisiones juveniles se le quedan pequeñas y no tardó mucho en dar el salto al primer equipo del Santiago Wanderers. Nada más subir al primer equipo de Santiago Wanderers, Elías Figueroa se encontró con el veterano central Raúl Sánchez, quien debido a su experiencia internacional, le privó de hacerse con la titularidad en el equipo porteño. Debido a esto, se marchó cedido por un año al Unión La Calera. Elías debuta en la ciudad del cemento un 26 de abril de 1964 en un partido contra Colo-Colo. La Calera venció el partido y Elías Figueroa hizo tal exhibición que el locutor de radio Hernán Solís, fue quien lo llamó por primera vez Don Elías. Al año siguiente, las actuaciones en La Calera del ya conocido como Don Elías, provocan que regrese del préstamo volviendo a Santiago Wanderers. En su regreso al club porteño, Don Elías se hace con la titularidad indiscutible en el equipo, a pesar de apenas tener 19 años. Esa temporada Santiago Wanderers acaba en una más que discreta décima posición. Es en la siguiente temporada cuando Don Elías se consolida en lo más alto, llevando al Santiago Wanderers a lograr el título de liga por tercera vez en su historia. En esa liga de 1966, Santiago Wanderers fue el equipo menos goleado de toda la liga chilena, lo que demuestra la importancia de este jovencísimo zaguero.


Con Santiago Wanderers
En 1966 se disputaría el Mundial de Inglaterra, y Elías Figueroa formó parte del combinado chileno en dicha competición. Chile se encontró en su grupo con poderosas selecciones como la Unión Soviética e Italia, además de Corea del Norte. El debut mundialista de Elías Figueroa se produciría el 13 de julio de 1966, en un partido en el que Chile caería derrotada por 2-0 contra Italia con goles de Mazzola y Barison. El siguiente partido para Chile se disputó dos días después de la derrota ante Italia, el rival fue Corea del Norte y el partido concluyó 1-1. De nada sirvió el gol de penalty del jugador de Universidad de Chile Rubén Marcos, el cual adelantaba a los chilenos en el tanteador y les daba opciones de pasar a cuartos de final. Pese al empate, Don Elías cuajó una gran actuación frente a los norcoreanos. El último partido de Chile en este Mundial sería contra la Unión Soviética, y se saldó con una derrota por 2-1. Chile, con un punto, decía adiós al Mundial de Inglaterra. La gran sorpresa la dio Corea del Norte, que logró vencer a Italia en el último partido del grupo y junto con la Unión Soviética se clasificó para cuartos de final.



Don Elías Figueroa con Peñarol
Don Elías con la camiseta del Peñarol
La gran actuación de Don Elías en el que fue su primer Mundial levantó el interés de muchos grandes clubes sudamericanos por hacerse con sus servicios. Independiente de Avellaneda, Huracán y Peñarol, eran los clubes más interesados en contar en sus filas con el central chileno. Finalmente, Elías Figueroa, decidió marcharse a Independiente. pero Washington Cataldi, presidente de Peñarol, no se dio por vencido. Cuando Don Elías se encontraba en Avellaneda para pasar el reconocimiento médico, el presidente de Peñarol logró convencerlo para que jugara en el club uruguayo, se le puso a su disposición un avión privado para que viajara a Montevideo. Elías Figueroa se convertía en nuevo jugador del Peñarol. Su estancia en el Peñarol se prolongó durante seis años, siendo esta, una etapa plagada de éxitos, tanto a nivel colectivo como individual. Peñarol, con Elías Figueroa en la defensa, logró dos bicampeonatos del torneo uruguayo, en 1967 y en 1968 así como una Supoercopa de Campeones Intercontinentales en 1969 contra el Santos de Pelé. Esta competición, ya extinta, enfrentaba a los campeones intercontinentales (de América del Sur y Europa) en una serie de partidos a ida y vuelta. Fue considerado por las encuestas uruguayas como el mejor jugador del torneo nacional uruguayo en dos ocasiones. Don Elías, que llegó a Peñarol como un defensa limpio y con una salida aseada del balón, aprendió en Uruguay el arte de marcar y meter los codos. Y es que en esa época, para un defensa no había otra forma de hacerse respetar, y menos en la liga uruguaya. El propio Elías Figueroa contaría en una ocasión que en un partido ante Racing de Avellaneda rechazó un centro y Alfio Basile le propinó, como consecuencia de la arriesgada acción del defensor chileno, una patada en la cabeza. Según cuenta Don Elías, recuperó la conciencia en los vestuarios y preguntó por el resultado del partido, le dieron el resultado y le aclararon que había disputado completos los 90 minutos del partido. Peñarol comenzó a tener serias dificultades económicas y se vio obligado a vender a sus mejores jugadores al extranjero, entre ellos estaba Elías Figueroa.

Don Elías Figueroa con Internacional
Don Elías con el Internacional
El Real Madrid se interesó por hacerse con los servicios del zaguero chileno a finales de 1971, pero este prefirió marcharse al Internacional de Porto Alegre. El Real Madrid hacía ya tiempo que había dejado de ser aquella máquina de ganar títulos y Copas de Europa, y la liga brasileña reunía a una gran cantidad de estrellas sudamericanas, entre ellas la mayoría de los brasileños campeones en el Mundial de México 1970. La importancia de Don Elías en el Internacional fue tremenda, de hecho, desde los primeros encuentros que disputó con el equipo de Rio Grande do Sul, ejerció de capitán de un club al que acababa de llegar. El periodista brasileño Lauro Quadros llegó a decir: "la historia del Internacional está dividida en antes y después de Don Elías Figueroa". Elías Figueroa llegó en 1971 a un Internacional de Porto Alegre que desconocía lo que era ganar un Brasileirao, en 1976 ya había logrado dos de forma consecutiva. El primero de ellos fue en 1975. La final la disputaron un 15 de diciembre, el Internacional de Porto Alegre y el Cruzeiro. Fue en este partido donde nace una de las leyendas más bonitas de la historia del fútbol: a los quince minutos del segundo tiempo, debido al atardecer, todo el estadio se encontraba cubierto por una sombra, salvo un pequeño lugar en el área del Cruzeiro que estaba iluminado por los últimos rayo del sol del día. Pues fue en ese pequeño espacio iluminado mientras la oscuridad se apoderaba del resto del estadio, donde a los quince minutos del segundo tiempo, Elías Figueroa saltó, cabeceó y anotó gol. Puede que no todo el estadio viera a Don Elías elevarse y cabecear a gol la falta botada por Valdomiro, pero todos pudieron ver cómo su sombra se hacía un hueco entre tanta oscuridad para dar al Internacional de Porto Alegre su primer Brasileirao. Nacía así, la leyenda de El Gol Iluminado. Ese gol supuso el 1-0 para Internacional, finalmente el equipo de Elías Figueroa vencería al Cruzeiro por 2-1.


Gol Iluminado de Elías Figueroa con Internacional ante Cruzeiro, Brasileirao
Don Elías anota "El Gol Iluminado" en 1975
En 1976, Internacional de Porto Alegre conquistaba su segundo Brasileirao, y lo hacía además de forma consecutiva. El equipo de Beira Rio derrotó por 2-1 al Atlético Mineiro en semifinales, en la final superó por 3-1 a Gremio.
A título individual, la estancia de Don Elías en Brasil le consagró como un grande. Logró hacerse con el Balón de Oro al mejor jugador del Brasileirao en 1975 y con el premio al Mejor Futbolista de América durante tres años consecutivos (1974, 1975 y 1976). El periodista deportivo uruguayo Juan Rodrigo Araya declaró "Allá era una eminencia".

Para que Elías Figueroa disputase su segundo Mundial con Chile, el de Alemania 1974, era necesario que su selección eliminara a la URSS de Oleg Blokhin en un partido que debía disputarse en Moscú. Chile no logró ganar ese partido, pero gracias a la labor defensiva de Elías Figueroa y también de Alberto Quintano, el partido concluyó con empate a cero goles. Nadie en la selección de Chile contaba con que Don Elías jugara ese partido ya que el Internacional de Porto Alegre le recomendaron que no hiciese ese viaje. Sin embargo, Figueroa viajó solo desde Brasil hasta la Unión Soviética para intentar clasificar a Chile para el Mundial. Cuando Elías Figueroa llegó a Moscú se encontró con cinco grados bajo cero de temperatura mientras el vestía ropa adecuada para el clima brasileño, ni siquiera tenía el equipaje necesario para jugar el partido. En el partido, la tarea de marcar a Oleg Blokhin, la estrella soviética, le correspondía al lateral derecho Juan Machuca, quien era sordo del oído izquierdo y solo escuchaba lo que le decían desde el lado derecho. Alberto Quintano cuenta como Don Elías, harto de que Blokhin desbordase una y otra vez a Machuca, le dijo que le cubriese en una ocasión en la que Blokhin desbordó a Machuca. Elías se lanzó a por el habilidoso extremo soviético y le hizo tal entrada que como recuerda el "chino" Caszeldy: "A Blokhin todavía lo andan buscando. Elías lo cruzó y lo tiró como diez metros fuera de la cancha. Después de eso, el árbitro (Armando Vázquez), que era brasileño se venía metiendo la mano en el bolsillo para sacar tarjeta, pero Elías lo abrazó le dijo algo en portugués y no pasó nada, ni amarilla le mostró".

Don Elías Figueroa, URSS contra Clile
Esta fue la terrorífica entrada de Elías Figueroa a la estrella soviética Oleg Blokhin
Después de esa acción, Blokhin no volvió a aparecer por el área chilena. El partido de desempate se celebraría en Chile. Pero la URSS nunca llegó a disputar ese partido. Las desavenencias políticas entre la URSS, bastión comunista de aquella época, y el régimen militar chileno de Pinochet, claramente anticomunista, provocaron que la URSS se negara a hacer tal viaje. Aunque no hubiera rival, Chile tenía que derrotar a los soviéticos comunistas y que todo el mundo lo vieran. Así que la selección de Chile saltó al campo dispuesto a ganar un partido en el que no tenían adversario. Es en ese momento cuando aparece una de las imágenes más curiosas de la historia del fútbol, el gol del "Chamaco" Vázquez. Chile estaba en el Mundial de Alemania 1974. En el grupo de Chile se encontraban la RFA, la RDA y Australia. En el primer partido del Mundial que disputó Chile cayó derrotada 1-0 por la RFA de Beckenbauer con un golazo de Paul Breitner. En el segundo partido, contra la RDA, los chilenos sacaron un empate, 1-1. En el último partido de Chile en ese Mundial, consiguió sacar otro empate, esta vez ante Australia por 0-0. A pesar de la pronta eliminación del combinado chileno, Don Elías Figueroa fue reconocido como el mejor defensor del Mundial de Alemania 1974, formando pareja defensiva en el equipo ideal del Mundial con  Franz Beckenbauer.


Mejor Futbolista América en 1974, 75 y 76, tercero en 1977
En 1977, Don Elías decidió regresar a su Chile natal, fichando así por el CD Palestino. Entre los motivos que le decidieron a dejar su exitosa carrera en Brasil, se encuentra el temor por su propia seguridad personal. Los dirigentes de Internacional lo tenían casi vendido a un club europeo, fue la intervención de Enrique Atal la que devolvió a Don Elías a Chile. Enrique Atal era el presidente del Palestino y tenía ciertos asuntos que tratar en Brasil. De camino se pasó a saludar a Elías Figueroa, quien lo invitó a cenar. En aquella cena, la mujer de Don Elías mostró el deseo de ambos de volver a Chile, mientras que Atal aseguró que no habría problemas, pero que en el Palestino no había demasiado dinero. Don Elías se reunió con los dirigentes del Internacional y les perdonó algunos pagos que le debían a cambio de que le dejaran marchar al Palestino. Es así como Don Elías Figueroa llega a un modesto CD Palestino. Nada más llegar, Palestino gana la Copa de Chile de 1977 y lo clasifica para la Copa Libertadores del año siguiente.
En julio de 1977, Palestino comenzó una racha de de que le mantuvo invicto hasta el 12 de septiembre de 1978, con un total de 44 encuentros invictos (la racha más larga de invencibilidad de cualquier equipo chileno, aún vigente). El 22 de noviembre de 1978, Palestino derrota a Colo-Colo por 3-1, con un gol de Elías Figueroa, y se proclama campeón nacional chileno. Es en 1978 cuando Elías Figueroa vuelve a ser nombrado Mejor Futbolistas del Torneo regular, premio que ya logró en Uruguay y Brasil. Un año antes, en 1977, Don Elías quedó como tercer clasificado en el premio al Mejor Futbolista de América. En 1979, Elías Figueroa se clasifica para disputar la final de la Copa América contra la selección de Paraguay. La final se prolongó hasta los tres partidos. En el primero de ellos, disputado en Asunción, no pudo jugar Don Elías puesto que fue expulsado por primera y única vez en su carrera en el partido de semifinales contra Perú, Chile perdió por 3-0. Los dos siguientes partidos, Elías Figueroa pudo jugarlos completos y la selección de Paraguay no volvió a anotar un gol a Chile. El segundo partido se jugó en Santiago y Chile venció por 1-0, forzando así el tercer partido que se jugaría en terreno neutral, en Buenos Aires. El partido concluyó 0-0 tras la prórroga y en los penaltys Paraguay consiguió hacerse con le Copa América. En 1881, Elías Figueroa abandona el fútbol chileno para marcharse a la liga estadounidense.

Elías Figueroa (de pie, cuarto desde la izquierda) con el Palestino en 1978
Su nuevo equipo sería el Fort Lauderdale Strikers de Florida. Allí compartiría vestuarios con jugadores de la talla del delantero germano Gerd Müller, el peruano Teófilo Cubillas o el portero holandés van Beveren. Era 1981 y el Mundial de España se disputaría al año siguiente. Chile se jugaba su clasificación para este mundial, por lo que Elías Figueroa viajaba continuamente a Chile para jugar con su selección. No obstante, consiguió meter al Fort Lauderdale Strikers en la final de la NASL contra el New York Cosmos de van der Elst, Neeskens y Carlos Alberto. El Colo-Colo chileno pacta con la Televisión Nacional Chilena para que Figueroa vuelva a jugar en la liga chilena. Así es como acaba la aventura de Don Elías por Estados Unidos, que apenas duró un medio año.

Chile se clasifica para el Mundial de España 1982 y Figueroa disputa su tercer mundial, siendo el futbolista más veterano de este. Sin embargo, al igual que ocurriera en los dos anteriores, su selección no logró ganar ni un solo partido y cayó en el grupo inicial. Perdió 3-2 contra Argelia, 4-1 contra la RFA y 1-0 contra Austria, finalizando como última clasificada del grupo B con cero puntos. Elías Figueroa disputó un total de 47 partidos con la selección chilena, además de participar en tres mundiales (Inglaterra 1966, Alemania 1974 y España 1982).

Don Elías Figueroa disputaría su último partido el 1 de enero de 1983, sería un clásico entre Colo-Colo y Universidad de Chile. Tras este encuentro, Elías Figueroa anuncia su retiro del fútbol profesional, poniendo así punto y final a una trayectoria de 18 años.

El 8 de marzo de 1984 se organiza un partido de despedida a Don Elías entre un combinado chileno y una selección del Resto del Mundo. El partido se disputó en el Estadio Nacional de Chile ante 70.000 espectadores y finalizó con empate por 2-2.

Tras su retirada, Don Elías Figueroa fue elegido como el octavo mejor jugador sudamericano de todos los tiempos, a la vez que fue elegido por la FIFA como uno de los mejores 50 jugadores de la historia.

Esta fue la exitosa trayectoria de uno de los mejores defensores centrales que haya dado la historia del fútbol, porque no hay mayor máxima para un defensa central que la que un día pronunció Don Elías: "El área es mi casa, ahí entra quien yo quiera".